fbpx

La doctrina del shock

Escuchaste hablar alguna vez del término “doctrina del shock”?  Es un término utilizado por Naomi Klein para referirse a la aplicación de brutales medidas económicas neoliberales con el uso de técnicas de choque. Estas técnicas recuerdan a las terapias psiquiátricas del electroshock sobre los pacientes para que no puedan reaccionar y reciban de forma sumisa la sucesión de agresivas descargas. 

En economía buscan atacar el bien común para privatizarlo y proceder a lo que se conoce como la acumulación por desposesión. A veces se utiliza la fuerza militar de forma directa, como fue el golpe de Estado contra Salvador Allende en Chile. Otras veces, se aprovecha el impacto en la psicología social de acontecimientos catastróficos para imponer reformas antisociales por ejemplo, tras el huracán Katrina en Nueva Orleans, se avanzó en el desmantelamiento de lo público, en un urbanismo de tabla rasa para reemplazar a los pobres por turistas y en las privatizaciones de la red de escuelas.

melani sosa 5KYnLhwRO8Y unsplash

En situaciones de crisis como desastres o pandemias, la ciudadanía puede perder mucho: las élites aprovechan esos momentos para aprobar reformas impopulares que agravan las divisiones económicas y sociales. Pero también suponen una oportunidad de cambio. 

En palabras de Klein “Esta es una crisis global que no respeta fronteras. Por desgracia, los líderes en todo el mundo están buscando la forma de explotarla. Así que nosotros también debemos intercambiar estrategias”.

La periodista asegura que hay momentos en que cree vivir lo que llama la distopía de Silicon Valley. “El hecho de que estemos distanciados significa que ahora muchos de nosotros estamos pasando nuestras vidas pegados a las pantallas. Nuestras relaciones sociales están mediadas por plataformas corporativas como YouTube, Twitter, Facebook, etc.  Nuestra ingesta calórica diaria nos la entrega Amazon Prime. Y las personas que están haciendo ese trabajo son increíblemente vulnerables”. 

forced perspective photography of cars running on road below 799443

El mundo espera ansioso la vuelta a la normalidad, idealizando un pasado no muy lejano en el que éramos engañosamente libres y las cosas marchaban según lo que creíamos conveniente. Pero; según Klein, lo normal era crisis: Era el Amazonas prendiéndose fuego, eran los canguros de Australia quemandose vivos, era el desmonte voraz de nuestros bosques, los mares llenos de plásticos y el hombre en su ego destruyendolo todo. Lo normal era mortal a mediano y largo plazo.

Necesitamos adoptar una normalidad que proteja la vida, el medio, a las personas y al resto de las especies. Necesitamos expandirnos, necesitamos aprovechar esta pandemia y pegar el volantazo: ni a los que fuimos, ni a lo que parece que seremos. A lo que necesitamos ser.

Seamos desobedientes en la distancia, sigamos fomentando la ayuda mutua y una sociedad solidaria, el otro no es mi enemigo, el otro soy yo, acá y en cualquier parte del mundo. Teñido con diferencias culturales, pero con deseos, con amor, con enojos y con tristezas, acá, en China y en Irán.

tranquil woman doing yoga in park 3820384

Según Klein, esta es una crisis creada por el capitalismo. La pandemia misma es una expresión de nuestra guerra contra la naturaleza, de las enfermedades que vienen desde “lo salvaje” a la esfera humana porque nos estamos metiendo en ese plano de lo salvaje cada vez más. Estamos viendo cómo esta enfermedad se inserta en los sistemas inmunológicos débiles.

Pero si tomamos distancia y ampliamos la perspectiva, vemos que nuestro sistema económico, dispuesto y construido en base a la voluntad de sacrificar la vida en beneficio de las ganancias, generó las condiciones previas para que esta crisis sea todavía más profunda, debilitando nuestro sistema inmune colectivo y generando las condiciones para que el virus se desarrolle de forma desenfrenada.

Esto se expresa de muchas maneras: a través de los sistemas médicos privados, en la denigración del trabajo de cuidado -al no brindar los equipos de protección adecuados-, y en la denigración de los trabajos de servicio: las personas que producen y entregan alimentos son tratadas como desechables. Todo ésto hace que el virus esté fuera de control.

Además, tenemos el capitalismo del desastre. Vemos lo mismo de siempre: frente a tanto dolor y necesidad, el oportunismo corporativo no se pregunta cómo aportar soluciones sino cómo puede enriquecerse aún más. 

«Yo me ocuparé de mí y de los míos, podemos conseguir el mejor seguro privado de salud que haya, y si no lo tienes es probablemente tu culpa, no es mi problema»: Esto es lo que este tipo de economía de ganadores pone en nuestros cerebros. Lo que un momento de crisis como este revela es nuestra interrelación entre nosotros. Estamos viendo en tiempo real que estamos mucho más interconectados unos con otros de lo que nuestro brutal sistema económico nos hace creer.

Podríamos pensar que estaremos seguros si tenemos una buena atención médica, pero si la persona que hace nuestra comida, o entrega nuestra comida, o empaca nuestras cajas no tiene atención médica y no puede permitirse el lujo de ser examinada, y mucho menos quedarse en casa porque no tiene licencia por enfermedad pagada, no estaremos seguros. Si no nos cuidamos los unos a los otros, ninguno de nosotros estará seguro. Estamos atrapados.

miguel bruna TzVN0xQhWaQ unsplash

“Diferentes formas de organizar la sociedad promueven o refuerzan diferentes partes de nosotros mismos. Si estás en un sistema que sabes que no cuida de la gente y no distribuye los recursos de forma equitativa, entonces la parte que acapara de ti se reforzará. Así que ten en cuenta eso y piensa en cómo, en lugar de acaparar y pensar en cómo puedes cuidarte a ti mismo y a tu familia, puedes hacer un cambio y pensar en cómo compartir con tus vecinos y ayudar a las personas que son más vulnerables”.

IMG_20190623_172203

Sobre Antonella Havela

Antonella es licenciada en psicología, especialista en terapia congnitiva conductual.

También posee formación en terapias contextuales, y análisis conductual aplicado.

Trabaja en clínica y actualmente es Codirectora y fundadora de CETEIN – Centro de Terapias Interdisciplinarias.

Para conocerla un poco más y para contactarte con ella, la podras encontrar en Ankalea.

Dejá tu comentario

¿Cómo adaptas tu trabajo a la nueva realidad?

Ankalea brinda a los profesionales de la salud mental una plataforma para tender redes, facilitar el trabajo interdisciplinario y acercar terapeutas y pacientes.